Acerca del Día del Patrimonio Cultural de Chile

El Día del Patrimonio Cultural de Chile es la fiesta cultural más importante del país. Cada año convoca a miles de personas a participar de forma gratuita con una amplia oferta de actividades patrimoniales orientadas a conmemorar nuestra herencia cultural.

Foto en 360
Foto en 360

¿Qué es?

El Día del Patrimonio Cultural es una celebración que fue instaurada en abril de 1999 para promover el disfrute, conocimiento y reflexión ciudadana sobre nuestro patrimonio. Desde el 2000, este evento se celebra el último domingo de mayo, y a partir de 2018 se extiende a dos días para responder al creciente interés de la ciudadanía por el patrimonio cultural, facilitar su participación y aumentar el alcance de esta fiesta.

Para qué

Esta celebración colectiva pretende favorecer un encuentro directo entre las personas y las distintas manifestaciones y bienes patrimoniales presentes en Chile. A través de aperturas de edificios y espacios emblemáticos, exhibiciones, talleres, recorridos guiados y otras actividades, este evento busca sensibilizar a la ciudadanía de la importancia de conocer, cuidar y difundir nuestro patrimonio.

Versión 2019: Juntos Hacemos Patrimonio

Al cumplirse veinte años de esta celebración, la invitación es a mirar el patrimonio cultural de manera global, y reconocer tanto a los monumentos y al patrimonio construido como a las personas que transmiten, definen y otorgan valor al patrimonio. En este sentido, el llamado es a reflexionar sobre el rol que jugamos todos en la salvaguardia del patrimonio, ya sea como cultores o mediante su reconocimiento, cuidado y difusión.

Por qué

El énfasis en la valoración de las comunidades y las personas como agentes activos y protagonistas en la construcción del patrimonio, se enmarca en la celebración del 10° aniversario de la entrada en vigencia en Chile de la Convención de la Unesco sobre Patrimonio Cultural Inmaterial de 2003 y en la puesta en marcha del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en 2018. Ambos hitos nos invitan a celebrar la consolidación de una noción del patrimonio cultural que reconoce su carácter vivo y dinámico, y lo comprende desde una mirada integral.